Playas privadas… o mejor una isla

¿Qué te parecería alquilar una playa para tus próximas vacaciones? Si crees que andar buscando un sitio en la playa para colocar tu sombrilla, que oír la música de tus vecinos de arena, tener que esquivar a los que juegan a las palas para llegar al agua o meterte en el coche lleno de sal para volver al apartamento es demasiado, tal vez lo tuyo sea alquilar una isla privada y disfrutar del mar de otra forma.

Necker Island, Islas Vírgenes Británicas

Si nos planteamos una playa… qué mejor que una en las Islas Vírgenes. Eso debió pensar sir Richard Branson, el dueño de Virgin, cuando se planteó la pregunta. Así que, ni corto ni perezoso se compró una isla entera: Necker Island y la convirtió en uno de los lugares más exclusivos en los que disfrutar del océano. Paisajes increíbles, fauna impresionante y un minisubmarino, marca Virgin, con el que llegar a 30 metros de profundidad. Con ocho dormitorios y la suite de 1.500 metros cuadrados sólo tienes que convencer a unos cuantos amigos para pasar allí unos días o, si lo prefieres y te lo puedes permitir, reservar toda la isla para ti sólo.

Petit St. Vincent, San Vicente y las Granadinas

Más Caribe, pero todavía más especial. Aquí no hay un hotel, ni un resort. Aquí hay 22 cabañas de lujo de uno o dos dormitorios repartidas por toda la isla de forma que cada uno se sentirá como dueño y señor. Olvidaos del teléfono, de la señal de wifi y hasta de la televisión… Pensad que para llamar al servicio –una cosa es sentirse sólo en la isla y otra que lo estés, el personal de servicio tiene una proporción de 3:1– frente a los huespedes se utilizan ¡banderas! La roja significa no molestar y la amarilla que quieres algo.

Petit St Vincent

Foto: Petit St. Vincent

Halo Island, Indonesia

Si en lugar del Caribe prefieres el sudeste asiático, Halo Island en Indonesia es tu lugar. Si quieres hacer algo más que estar tumbado disfrutando de sus playas, siempre puedes lanzarte a hacer surf o a bucear. Sólo si estar tumbado al lado de alguno de los otros huéspedes, un máximo de 26, te llega a estresar, claro.

Hidden Beach Villa, Filipinas

¿Que lo que buscas es vivir una experiencia más “auténtica”, casi sentirte con un naúfrago? Bueno, sin pasarse, aquí no estará viernes. Lo que te espera es una cabaña de bambú de tres plantas y una playa privada para ti sólo. ¡Ah! y si quieres más comodidades el resort del que esta cabaña forma parte te espera al otro lado de la jungla.

Rania Experience, Maldivas

Que sí, que todo muy bonito, que todo muy idilíco… pero de verdad no estás sólo en la isla y tú lo que quieres es eso: ser el único huésped –de nuevo, una cosa es una cosa y seis media docena–. Pues nada, nos vamos a las Maldivas a la Raina Experience. Podrás decidir en cada momento qué te apetece y, como señor de la isla, se te concederá. Spa, deportes, barco, playas… y eso fuera de la habitación en la que hay desde aire acondicionado hasta wifi y equipo de home theatre.

Raina Experience Maldivas

Foto: Raina Experience

Tagomago, Islas Baleares

No hay que irse hasta el otro lado del mundo para poderse dar el capricho de estar en una islas desierta. A 900 metros de Ibiza, muy cerca, pero no lo suficiente para que se te presente uno que ha llegado nadando, se encuentra la isla Tagomago. Una reserva natural europea con un santuario de aves en la que encontrarás una espectacular villa con cinco habitaciones cuidadas hasta el mínimo detalle. Un barco, una lancha de pesca y motos acuáticas completan la experiencia.

Tagomago Islas Baleares

Foto: Tagomago

Y ahora, ¿quién va a aguantar el bacalao en la radio de lata de los que se han puesto a tu lado en la playa?

Más islas privadas en: Private Islands Inc.

 


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *