Aprendiendo sobre la rica gastronomía jordana

Como por muchos, nuestro viaje a Jordania tenía un objetivo: Petra. Era una de nuestras grandes metas viajeras y cuando las expectativas son tan altas puede haber chascos. Pero no fue el caso. Pasamos tres días en la ciudad nabatea y desde luego superó con creces todas nuestras ilusiones. La vimos llena de gente, sin casi nadie al amanecer, de noche, vimos el tesoro desde todos los puntos de vista posibles, nos metimos por caminos en los que estábamos completamente solos y que no sabíamos bien a dónde llevaban… Y nos enamoró cada vez.

Pero las sorpresas nos esperaban en cada esquina también en el resto del país que, tenemos que admitirlo, era un gran desconocido para nosotros antes del viaje. La noche en el desierto de Wadi Rum, la ciudad romana de Jerash, los mosaicos de Madaba, los castillos del desierto, el baño flotando en el mar muerto… todas son imágenes y experiencias que seguimos teniendo impresas en nuestra memoria.

Jordania Petra

No sólo está la vista, para que un viaje sea redondo se tiene que disfrutar con todos los sentidos, ¡y el gusto es fundamental! Otro punto a favor del país: la gastronomía jordana. Una cocina árabe de sabores sencillos pero deliciosos, con mucha influencia de gastronomías cercanas como la turca y la siria pero con su propia personalidad. Al fin y al cabo Jordania estaba en plena ruta de las caravanas árabes que transportaban especias de la India y arroz de Egipto así que algo se tiene que notar, ¿no? Y aunque Jordania no sea bañada por el Mediterráneo, su cercanía se siente. Aceite de oliva, yogurt, arroz, frutos secos, verduras, frutas, pan –llamado khubez, normalmente redondo y plano, aunque hay una enorme variedad de sabores y texturas–… éstos son algunos de sus principales ingredientes.

Platos típicos y recetas de la cocina jordana

La gastronomía jordania es muy rica y varía bastante según la zona, así que sé que estoy simplificando al mencionar sólo algunos de sus platos, que me perdonen los jordanos. Algunos de los más conocidos son los mazzeh, los aperitivos que son lo correspondientes más o menos a nuestras tapas; el hummus, la crema de garbanzos famosa en todo el mundo árabe y servida con tahinehpasta de semillas de sésamo–; el baba ghanouj, parecido al hummus pero hecho con berenjenas; y luego el famoso kebab y el fasoliyeh, un estofado de habichuelas con una base de tomate y servido con arroz. Pero el plato principal por excelencia es sin duda el mansaf: el plato nacional de Jordania y especialidad de los beduinos. Se trata de un plato de cordero sazonado con hierbas aromáticas, cocinado con yogur seco y servido con una guarnición de arroz, almendras y piñones.

Jordania Comida Gastronomía

Y ¡qué decir de los postres! Puede que el amor por lo dulce aquí haya nacido con los dátiles –¡hay unas quince mil palmeras en Jordania y una variedad enorme de dátiles!–. Lo que está claro es que con el imperio otomano despegó y ahora, como en todos los países árabes, sigue muy vivo. Los escaparates de todas las pastelerías rebosan de baklavas colocadas de forma sugerente. Toda buena comida acaba con un postre. ¿Algunos de los más conocidos? El baqlaweh, un pastel hecho con hojaldre y relleno de nueces y bañado en miel; la mushabbak, una masa en forma de lazo y también cubierta con miel; o el halawat al-jibneh: un pequeño pastel relleno de crema de queso y cubierto por almíbar y helado. ¿A qué suena bien? Y al final, por supuesto, un café turco con toques de cardamomo para digerir o una taza de té, que os ofrecerán en cualquier ocasión.

Show cooking de cocina jordana con la chef Anud Abbassi

La semana pasada tuve la suerte de participar en un show cooking organizado por la oficina de turismo de Jordania en The Kitchen Club, en Madrid, con la chef jordana y presentadora del programa de cocina árabe de Canal Cocina Anud Abbassi. Fue un placer primero porque es amabilísima y transmite enseguida su pasión por la cocina. Y segundo, por supuesto, porque aprendí algunas recetas riquísimas y me descubrió algún secreto de la cocina jordana . El primero, sin duda, es que es una cocina poco elaborada en la que los ingredientes los reyes. Así que aquí podemos intentar reproducirla –ella lo consigue de maravilla– pero, por supuesto, lo mejor es probarla ahí, en Jordania.

Jordania Postre Baklava

Así que ¡a viajar a Jordania y a escuchar muchas veces la frase Sahtain wa Afiyah! O sea “te deseo salud y bienestar”, el “buen provecho” jordano.

 


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *