Belga Queen, el restaurante más sorprendente de Gante

¿Qué te parecería comer en un edificio del siglo XIII? No es algo que uno pueda hacer todos los días, más que nada porque no suelen ser unos restaurantes de vanguardia –ni de no vanguardia, para qué nos vamos a engañar–. En Gante, Bélgica, puedes hacerlo y sorprenderte, porque el exterior del antiguo Spijker of Korenstapelhuis no te prepara para su interior ni para la carta del Belga Queen de Gante.

Spijker of Korenstapelhuis, el almacén de grano

Hubo un momento en que Gante fue la ciudad más importante del norte de Europa. A su puerto fluvial llegaban los cereales y la ciudad tenía derecho a quedarse con un cuarto de cada carga. Había que almacenarlos en algún sitio y lo mejor era hacerlo cerca del muelle. El Spijker of Korenstapelhuis se construyó para almacenar grano y esa fue su función desde finales del siglo XIII hasta 1734, año en que dejó de usarse.

Gante Puerto Belga Queen Barco

Antoine Pinto y el sueño de un arquitecto de interiores

El arquitecto de interiores Antoine Pinto creó el concepto Belga Queen–hay otro restaurante Belga Queen en Bruselas, también en un edificio reformado– y se encargó de la transformación del interior del edificio, desde el diseño de los espacios, la colocación de la cocina –a la vista de los clientes–, el lounge bar… hasta la ropa de los camareros, los muebles y hasta las luces. Todo consigue que, nada más cruzar la puerta, el antiguo edificio se transforme en un espacio moderno y diáfano con los toques propios de un antiguo almacén.

A pesar de su carrera como arquitecto de interiores, Antoine Pinto se costeó sus estudios en la Academia de Bellas Artes trabajando como cocinero en varios restaurantes y llegó a abrir el suyo propio. De hecho, estuvo incluido en la lista de los cien mejores chefs de Europa Central de la revista alemana Besser Guide en 1980.

La comida del Belga Queen

Edificio con historia, uno de los más antiguos que quedan en pie de toda la ciudad de Gante, y diseño de vanguardia en su interior, pero ¿y la comida? Pues la comida está a la altura. Si estáis pensando en comer los tradicionales mejillones con patatas fritas, lo podréis hacer en el Belga Queen, porque su carta cuenta con toda la tradición flamenca –y algún plato valón– que, sin perder su historia, ha sido mejorado en algunos puntos, en algunos casos incluyendo el uso de cerveza belga en las preparaciones.

Gante Belga Queen Waterzooi

Allí probamos el plato típico de Gante, el waterzooi. Se trata de un estofado que tradicionalmente se preparaba con pescado, waterzooi viszooitje, aunque también hay una versión con pollo, la que sirven en el Belga Queen, kippenwaterzooi. También comimos anguila ahumada del Oosterschelde en tres preparaciones; carpaccio de carne de vacuno belga Charolais con crema de setas y trufa y virutas de queso ‘Old Roeselare’; y albóndigas de Lieja con un cono de patatas fritas. Y, por supuesto, postres a base de chocolate belga.

¿Te apetece?

Puedes consultar toda la carta en su página web.

 


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad

Información sobre protección de datos

  • Responsable: José A. Álvarez.
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios.
  • Legitimación: Tu consentimiento expreso.
  • Destinatarios: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información, así como acceder a todos los datos que dispongamos sobre ti.